Ecografia: Captura de Imagenes de la Salud del Feto

Todos futuros madres y padres buscan el poder tener una mayor “cercanía” a su futuro hijo de alguna manera, y puede que esto se pueda lograr de buena manera a través de las ecografías, método mediante el cual se puede llegar a capturar imágenes no tan definidas pero sí entendibles de la forma y en parte el estado de salud del feto. Cada cierto tiempo ya preestablecido se recomienda realizar chequeos en ecografía para poder tener un seguimiento constante de la salud del feto y su correcto crecimiento previo al momento de dar a luz.

La ecografía consta del uso de un aparato reconocido como transductor, el cual envía ondas de sonido de alta frecuencia que rebotan en los tejidos del cuerpo de la madre, luego el transductor recogerá estas ondas que rebotan para generar una imagen que sirve de modelo para ver la forma del feto. Tengamos en cuenta además que las ecografías usan este método debido a que el posible uso de radiografías terminaría causando una exposición a la radiación a un todavía sensible ser a punto de nacer. Vale mencionar que esta técnica también se usa para chequeos de otras partes del cuerpo.