Un grave error con relación a los abdominales es creer que solo hay una clase de estos mismos, teniendo nuestro abdomen diversas áreas que merecen cada una de ellas llegar a ser ejercitadas. Ejemplo de esto es lo concerniente los oblicuos, las caras laterales de los abdominales, área del cuerpo destinada a la inclinación y rotación del cuerpo y que corresponde a la parte de la anatomía que se ubica entre las costillas cinco y doce. Puede ser considerado como un buen método para evitar los rollos que se suelen presentar en ésa área, aparte de brindar una imagen mucho más atlética.

Ahora, para poder realizar los abdominales oblicuos no se requiere de un gran esfuerzo. Lo que uno debe hacer es echarse de la misma manera que lo haría ante el caso de abdominales comunes, con las rodillas dobladas y juntas, y los brazos doblados tras la cabeza. La gracia del ejercicio consta en llevar las piernas hacia uno de los lados internos al mismo tiempo que la parte superior del cuerpo busca hacer un ligero acercamiento a la pierna. Para los que inician con esta clase de ejercicios es lo mejor hacer 15 repeticiones, siendo lo que se busca poder lograr un movimiento que exija a esta parte de la anatomía.

Abdominales Oblicuos: Ejercicios para los Abdominales Laterales

Abdominales Oblicuos: Ejercicios para los Abdominales Laterales

Abdominales Oblicuos: Ejercicios para los Abdominales Laterales

Abdominales Oblicuos: Ejercicios para los Abdominales Laterales

Abdominales Oblicuos: Ejercicios para los Abdominales Laterales