¿Las sandalias son sólo para el verano? No más. Los diseñadores quieren romper con esta norma de una vez por todas y demostrar que no hay restricciones cuando se trata de moda.

De esta manera, te puedes encontrar utilizando tus sandalias tanto en verano como en invierno y ya no tendrás que preocuparte tanto por encontrar zapatos cerrados que combinen con tu ropa.

Sandalias en Invierno: Consejos, Tips, Usos y Diseños

Sin embargo, si deseas adquirir sandalias exclusivamente para el verano, no te preocupes. Los modelos para la temporada de invierno poseen diversas características. En primer lugar, una de las opciones que puedes encontrar es el uso de tiras más anchas y mayor cantidad de cruces. De esta manera, puedes lucir el trabajo de la sandalia pero al mismo tiempo, tu pie estará más protegido del frío tiempo de la temporada.

Otras opciones de sandalias vienen con los altos cruces de tirantes a la altura del tobillo y cubriendo casi todo el empeine, o alternativas de peep toe que ahora están de moda en el verano.

Una diferencia entre las sandalias de verano y las de invierno es el peso. Mientras que las de verano son más ligeras para estar acorde a la temporada, las de invierno tienden a poseer una suela más maciza y que la parte del talón y el tobillo visualmente se vea más pesada. Para esto se pueden utilizar hebillas grandes y bien adornadas.

Sandalias en Invierno: Consejos, Tips, Usos y Diseños

Otra de las distinciones entre las sandalias son los colores que se emplean. Mientras que en el verano está permitido utilizar colores fuertes como el rojo o amarillo para atraer la atención y el significado mismo de la estación, durante el invierno no es tan recomendable. Debes recordar que en el invierno la ropa también tiende a ser más oscura, así que las sandalias deben seguir esa tendencia. Marrón, caqui, negro y azul son colores que van acorde a la temporada.

Recuerda que durante el invierno tendrás que combinar tus sandalias con medias transparentes, de colores neutros o leggings para que no pases frío.