El envejecimiento, operaciones, partos complicados u otras circunstancias que afectan la presión intra- abdominal debilitan el piso pélvico y ocasiona problemas como la incontinencia urinaria. Para prevenir y mejorar esta situación es indispensable practicar los ejercicios de Kegel.

Los ejercicios de Kegel, denominados en honor a su creador Alejandro Kegel, fortalecen los músculos del piso pélvico y, en consecuencia, mejoran el funcionamiento del esfínter uretral para disminuir las pérdidas de orina.

Además, fortifican los músculos del útero, la vejiga y el intestino grueso. Estos ejercicios favorecen tanto a hombres como a mujeres y se piensa que su práctica habitual tiene efectos beneficiosos en la sexualidad. También es posible que su práctica habitual prevenga el prolapso (salida hacia el exterior) de los órganos pélvicos como el útero o la vejiga.

El objetivo es contraer y relajar de manera repetida el músculo pubococigeo ubicado en el suelo de la pelvis. Cinco minutos por tres veces al día puede significar una gran diferencia en el control de la vejiga.

Lo que hacen de estos ejercicios tan difundidos es que son bastante sencillos de practicar pues para su realización no se requieren de implementos sofisticados ni ningún tipo de preparación especial.

Un ejercicio de Kegel simula la contención de la orina mientras se relaja y aprieta los músculos que controlan este flujo. Es importante encontrar los músculos correctos que va a contraer para que el ejercicio cumpla con su objetivo.

Debe ser realizado especialmente por las mujeres embarazadas pues muchas veces el peso que ejerce el bebé en la vejiga produce incontinencia urinaria. Además fortalecer los músculos de esta zona minimiza el riesgo de desgarros al momento del parto y facilita la recuperación de los músculos vaginales después del mismo.

Los ejercicios de Kegel también pueden ser provechosos para el varón, porque gracias a su práctica continua ellos son capaces de dotarle de una mayor capacidad para elegir el momento de eyacular, y puede ayudar a prevenir e incluso a tratar la eyaculación precoz.