Los embarazos molares, son un término no muy conocido que se le suele atribuir a cuando un óvulo es fertilizado de una manera no común, haciendo que la placenta se forma de una manera anormal, convirtiendo a esta misma en una masa de quistes. Debido a todo esto el óvulo no llega a formarse de manera correcta, habiendo casos en los que este ni siquiera llega a existir.

Ante la presencia de un embarazo molar se debe ir al médico para que se dedique a la extirpación de toda la masa de quistes que se hayan formado ya que esto puede llegar lugar a la creación de una nueva masa cancerígena. Luego de ello se debe realizar un chequeo constante del útero durante los próximos meses para ver si se producen cambios que pueden resultar dañinos para la salud, una vez superado todo esto no hay inconvenientes en mayores para la formación de un nuevo embarazo sano y común.