Ansiedad: Transtorno que sufre el 20% de la poblacion mundial

La ansiedad, viene ser un estado de advertencia de nuestro organismo ante una necesidad fisiológica que se busca incrementar, o bien en caso contrario un cierto temor ante hacia la pérdida de un bien muy querido por uno. La ansiedad está presente en diversos niveles en cada persona, siendo casos críticos los que llegan a los 20% de la población mundial.

Para tener una idea clara sobre como trabaja la ansiedad, puede ser un caso similar al hambre, en donde nuestro organismo nos indica la falta de alimentos y nutrientes en base a una reacción física. Por esta misma razón, la ansiedad suele ser vista como algo positivo hasta cierto grado ya que nos hace reaccionar frente a diversos sucesos, en cambio si esto sucede comúnmente a lo largo de nuestra vida el organismo puede llenarse de dopaminas, traducible médicamente como una clase de intoxicación pasando a crear fobias y otros transtornos que llegan a afectar al físico (insomnio, rigidez muscular, taquicardia, obsesiones, etc).

Entre los tipos de angustia más comunes encontramos a:
• Crisis de angustia o Ataque de Pánico
• Agorafobia
• Angustia sin agorafobia
• Angustia con agorafobia
• Agorafobia sin historia de trastorno de angustia
• Fobia Específica
• Fobia social
• Trastorno obsesivo-compulsivo
• Trastorno por estrés postraumático
• Trastorno por estrés agudo
• Trastorno de ansiedad generalizada
• Trastorno de ansiedad debido a enfermedad médica
• Trastorno de ansiedad inducido por sustancias

Ansiedad: Trastorno que sufre el 20% de la poblacion mundial

Es importante reconocer los síntomas para evitar que este malestar deteriore no solo el cuerpo, sino también las relaciones familiares y sociales de la persona:

• Pulsaciones rápidas
• Tensión alta
• Nerviosismo
• Inquietud
• Impaciencia
Fatiga / Cansancio
• Dificultad para concentrarse
• Irritabilidad
• Tensión muscular
• Temblores
• Dolores de Cabeza
• Insomnio
• Sudoración
• Palpitaciones
• Taquicardia
• Problemas Gastrointestinales
• Sequedad de boca
• Mareos
• Hiperventilación
• Presión en el pecho
• Sensación de bochorno
• Miedo Excesivo
• Cambio de conducta
• Impulsividad

Sin embargo, es importante resaltar que no todas las personas tienen los mismos síntomas ni en la misma intensidad. Pues depende mucho de su predisposición biológica y psicológica así como de su vulnerabilidad o fortalezas. Asimismo, las primeras expresiones de la enfermedad pueden ser confundidas con otros males por lo que la detección y tratamiento de la misma puede darse demasiado tarde. Por ello, la visita a un especialista es la mejor recomendación ante cualquier duda.