El Bikram Yoga, también conocido como Hot Yoga o Yoga Caliente se caracteriza por seguir las mismas nociones de entrenamiento corporal que posee el yoga tradicional solo que mantiene algunas cuantas características muy propias. Por ejemplo, cada sesión consta de exactamente unos 90 minutos de duración (hora y media), en ellas lo que se busca que el participante aprenda es un total de 26 distintas posturas corporales además de dos tipos de ejercicios de respiración.

Las peculiaridades del Bikram Yoga no acaban ahí, aparte hay que denotar que su práctica tiene que realizarse en una habitación en alta temperatura, siendo los 40 grados Celsius y 40% de humedad lo más común. En medio de toda esta rutina se busca la unión de la mente y el espíritu con el cuerpo.

Bikram Yoga o Hot Yoga: Posturas y Ejercicios a Alta Temperatura

A través del Bikram Yoga lo que se busca es poder mejorar la flexibilidad del cuerpo humano además de brindar una mayor fuerza y equilibrio de este mismo. También se menciona a la concentración como uno de los puntos en donde cada participante mejora, debido a la necesidad de autoimponerse ante los ejercicios y el calor extremo.

Bikram Yoga o Hot Yoga: Posturas y Ejercicios a Alta Temperatura

Hay que tener en cuenta que el Bikram Yoga no es una disciplina aparecida de la nada, su origen y nombre proviene justamente de su creador, Bikram Choudhory, hombre que desde muy pequeño aprendió todo acerca de la disciplina que es el yoga, y que pudo afrontar una lesión muy grave que tuvo gracias a la propia rutina de posturas y ejercicios que se impuso a sí mismo, siendo estas las mismas 26 posturas que se enseñan en cada sesión de Bikram Yoga. Esto le serviría a Bikran Choudhory para demostrar como el yoga puede regenerar tejidos, siendo esto probado en la Universidad de Tokio luego de que su caso sea conocido.