Conocida actualmente como una de las enfermedades cutáneas menos deseables, el herpes ha pasado a convertirse en un gran mal del cual vale la pena estar prevenido. En sí, el herpes, en su estado simple, es conocido por ser un virus infeccioso (llamado técnicamente como herpex hominis), el cual se divide según la parte del cuerpo que llega a afectar, por ejemplo, cuando aparece en la parte superior del cuerpo, sobretodo en el rostro (labios más que nada) se le conoce como de tipo I, mientras que si aparece en la parte inferior, sobretodo genitales, toma el título de tipo II.

A pesar de ser un malestar curable mediante medicación moderna, existen algunas cuantas técnicas de tipos naturales y caseras que sirven mucho para poder calmar y eliminar las ampollas producidas por el herpes, conozcamos algunos cuantos métodos y técnicas al respecto. Lo primero, y lo primordial, es no rascarse por más que la comezón sea insoportable, esto solo logra que el malestar se extienda, creando nuevas ampollas o agrandando las ya existentes.

Aparte, lo primordial es optar por el uso de ciertos productos, siendo lo primordial en base a recetas, por ejemplo, un jugo en base a aloe vera y piña es una opción interesante, lo único que necesitas es sacarle la pulpa aloe vera (también llamada sábila, vale decir) y licuarlo junto al jugo de la piña. Se debe tomar tres veces cada día por el transcurso de una quincena para poder notar las diferencias.

Otra alternativa es optar por comer alimentos como la ortiga, una planta con componentes saludables, se recomienda su cocción y servirse la cantidad deseada. Así mismo, el jugo de manzanas, peras y uvas, entre otros frutos, son buenos retardantes naturales para la aparición de las ampollas.