La operación de implantación de cabello es un trabajo minucioso que se divide en dos grandes pasos. Primero hay que encontrar una zona en el cabello que juegue el rol de donante, es decir, de donde se extraerá un poco de cabello para que luego sea implantada en el lugar que haga falta, el cual por lo general es la frente. El área donante tendrá un acabado natural y lo que se pierda fácilmente puede ser recuperado cuando vuelva a crecer el cabello. Luego empieza la tarea de implantar los cabellos que se sacó hacia el área de la cabeza que se encuentre afectada, la forma en que se realiza esto hace que los resultados perduren generalmente de por vida.

Las operaciones no deben causar mayor riesgo en la salud del paciente, siendo el único imaginado que el paciente cometa algún error en cuanto a sus cuidados post operatorios. En cuanto al tiempo que dura la operación todo depende directamente del caso del paciente, siendo lo calculado entre unas tres a seis horas aproximadamente, razón por la que en muchos casos se le otorga la posibilidad de realizar actividades de lectura o chequeo de películas para que se entretenga mientras el doctor actúa, nada mal si es que se tiene en cuenta que los resultados finales pueden perdurar para el resto de tu vida, siendo la pérdida de los implantes muy mínima.