Es increíble la manera en como pueden afectar los alimentos nuestra calidad de vida e incluso nuestras emociones. La Dieta Mediterránea es una propuesta nutritiva que tiene siglos de tradición y es que está basada en las antiguas costumbres alimenticias de la población de Grecia, Italia y algunos lugares mediterráneos como España, Portugal, sur de Francia, y Malta.

mediterranea

Este patrón dietético se caracteriza por el consumo de aceite de oliva, pan y vino, pero también debemos destacar la presencia de agua, carnes blancas, frutos del mar, vegetales, frutas, legumbres, frutos secos, pastas y cereales.

Dieta Mediterranea: Dieta de origen europeoEl aceite de oliva tiene sus orígenes en la cuenca del Mediterráneo y es uno de los elementos más importantes de esta dieta, ya que se utiliza como principal grasa, tanto para aliñar ensaladas como para freír carnes.

En cuanto a beneficios para la salud, la dieta mediterránea ayuda a prevenir diversas enfermedades de tipo cardiovascular e inclusive algunos tipos de cáncer.

La dieta Mediterránea también está asociada con un menor riesgo de deterioro cognitivo leve tanto durante el envejecimiento como durante la etapa de transición entre la demencia o deterioro cognitivo leve a la enfermedad de Alzheimer.

Llevar un régimen de dieta mediterránea se asocia a menor índice de obesidad, y así evitar riesgo de diabetes e hipertensión.

Asimismo ha quedado comprobado que la dieta mediterránea ayuda a mantenerse genéticamente joven, así que a seguir la dieta mediterránea si queremos llegar a la longevidad.
Dieta Mediterranea: Dieta de origen europeo

Entre los alimentos básicos de la dieta mediterránea encontramos a:

• Aceite de Oliva
• Arroces
• Carnes
Cereales
Frutas
• Frutos Secos
• Juego de Limón
• Legumbres
• Mariscos
• Pan
Pastas
Pescados
• Vegetales
• Vinagre
Vino