Aquellos trastornos del sistema venoso superficial que sufren dilataciones de manera permanente, son conocidos como las várices. Si bien es más común que aparezcan en las extremidades inferiores, también pueden aparecer en otras zonas del cuerpo, como el abdomen, estómago, pelvis y testículos.

Aunque algunas veces no se presentan síntomas, las várices pueden venir acompañadas de pesadez, cansancio y dolor en las piernas al final del día. En los estados más avanzados se puede detectar un grado de insuficiencia venosa que ocasiona hinchazones y cambios en la coloración de la piel a un color ocre, marrón oscuro o violáceo, así como la alteración de la consistencia, al tornarse la piel dura y escamosa, hasta una posible aparición de úlceras.

Entre los mejores tratamientos para las várices encontramos a:
• Ultrasonido Doppler o Duplex
• Bypass
• Flebo-esclerosante
Láser Transdérmico
Microcirugía Estética
• Láser Endoluminal