Existen varias razones por las que la menstruación no se presente en el momento en que debería, por lo general en mujeres adultas se suele creer que tiene relación exclusiva con el embarazo, aun así existen varias otras opciones que se debe tener en cuenta. Eso sí, recuerda que ante mayores dudas al respecto bien deberías tomar una cita con un ginecólogo.

Comenzando desde el inicio, la pubertad y adolescencia, durante todo este período de tiempo, sobretodo en la aparición de la menstruación, se puede apreciar que el ciclo de tiempo no sea constante y poco regular, siendo poco regular en cuanto a fechas exactas. Durante la adolescencia esto se va solucionando y el ciclo menstrual va tomando un ritmo fijo, desde un punto de vista contrario también es posible menstruar dos veces al mes durante esta etapa de la vida.

Ya en la adultez de la mujer el retraso no debería ser algo tan común, siendo una de las razones más comunes del retraso menstrual viene a ser el embarazo, la primera opción a descartar mediante algún test que se puede adquirir en cualquier farmacia. Si el resultado es negativo debes comenzar a pensar en otras razones.

Las principales razones para presentar un retraso, fuera del embarazo, tienen relación con el estado anímico o alguna clase de medicación. Por lo general el estrés y otra clase fuertes cambios anímicos pueden producir esta clase de variaciones, así mismo rutinas muy exigidas de ejercicios también pueden causar esta clase de inconvenientes. En cuanto a la relación con la medicina bien hay que consultar previamente a la ingesta de cualquier clase de médicamente con un doctor si es que habrá alguna clase de inconveniente menstrual. En ambos casos hay que consultar con un ginecólgo si esto puede causar inconvenientes mayores.

Con la llegada de la menopausia cesa la menstruación de a pocos, aparte de ello diversas enfermedades también puede causar como síntomas secundarios su desaparición durante el tiempo que perduren.