La obesidad consiste en una enfermedad en la cual las reservas naturales de energía se incrementan. Según la evidencia indica que se trata de una enfermedad con origen multifactorial: genético, ambiental, psicológico, etc. En sí, la obesidad se caracteriza por la acumulación excesiva de grasa en el cuerpo, lo cual consiste en la hipertrofia general del tejido adiposo. La obesidad es una enfermedad crónica originada por diversas causas y con diferentes complicaciones. Se caracteriza por el exceso de grasa en el organismo y se presenta cuando el índice de masa corporal en el adulto es mayor de 30 kg/m².

La obesidad no distingue entre color de piel, edad, nivel socioeconómico, sexo o situación geográfica. Hoy en día se sabe que esta enfermedad tiene múltiples consecuencias negativas en la salud. Y para saber si se tienen la obesidad el primer paso a realizar es conocer el índice de masa corporal (IMC). Para obtener este número se realiza un cálculo entre la estatura y el peso del individuo y éste elevado al cuadrado. Lo más preocupante de este serio problema de salud pública, como lo es la obesidad, es que va en aumento.

Una manera fundamental de ayudar a combatir la obesidad es principalmente cambiar una serie de hábitos relacionados con la alimentación y con la práctica de ejercicio físico. En realidad la solución está en cambiar el estilo de vida, dando especial interés en la práctica de ejercicios y en la dieta saludable.