Nuestro cuerpo necesita de ciertos nutrientes y sales minerales para poder funcionar cabalmente y mantenerse sano. La alimentación y nutrición es muy importante para el bienestar del cuerpo.

Las sales minerales son el calcio, el fósforo, el magnesio, el flúor, los electrolitos, el sodio, el cromo, el selenio, el zinc, el cobre, el flúor, yodo, entre otros.

Por ejemplo, el calcio, fósforo, magnesio y flúor nos sirve para mantener sanos nuestros huesos y dientes.

Los electrolitos hidratan nuestro cuerpo mientras que el calcio y el magnesio mantienen sano el sistema nervioso y muscular.

El sodio es bueno para la energía y las células; el cromo y el selenio par el metabolismo.

Es importante mencionar que el hierro nos ayuda a evitar la anemia.

Vale la pena mencionar que si estás embarazada es mejor dejar de consumir yodo pues en grandes cantidades puede producir que el niño resulte afectado. Sin embargo tampoco debemos dejar de consumirla del todo pues podemos tener problemas con la tiroides, de crecimiento y hasta desbalance en el peso.

En la leche, frutas y verduras encontramos al calcio; al fósforo en carnes, pescados, legumbres y leche; al hierro en carnes y vísceras así como frutas y verduras; al flúor en los pescados y el agua; al yodo en los pescados y la sal; al zinc y al magnesio en los huevos, cereales, verduras, carnes y pescados.