Todos tenemos derecho a disfrutar de nuestra sexualidad, pero el hacerlo implica que asumamos la responsabilidad de nuestros actos. Es decir, si somos muy jóvenes y no deseamos tener hijos o en el caso de que queramos cuidar nuestra salud, debemos pues tomar ciertas medidas que nos beneficiaran tanto a nosotros como a nuestras parejas y nos permitirán llevar una vida sexual sin ningún problema o riesgo.

Elegir algún método anticonceptivo es la mejor medida que podemos tomar. En la actualidad existen diferentes métodos muy eficaces, fáciles de usar y sin efectos secundarios graves que se han convertido en la mejor opción de protección para hombres y mujeres que desean evitar un embarazo así como el contagio de una ETS (enfermedad de transmisión sexual).

Existen varias clases de métodos anticonceptivos, entre los cuales podemos encontrar los siguientes: método del ritmo, moco cervical y el de la temperatura basal, preservativo, diafragma, óvulos vaginales, anticonceptivos orales, inyecciones, T de cobre, DIU, ligadura de trompas, y vasectomía.

Con el uso de uno de estos métodos anticonceptivos tanto hombres como mujeres podrán disfrutar plenamente de su vida sexual sin riesgos ni preocupaciones. Estar debidamente informados sobre estos métodos es nuestra responsabilidad.