Para las manchas en el rostro la solución es aplicar en la zona dañada dos veces al día una solución de hojas de berro durante un lapso de tiempo de media hora. Puedes poner las hojas directamente sobre tu rostro o triturarlas y esparcir el jugo que se desprende sobre tu rostro. Ambas tácticas son beneficiosas.

Ya verás como en poco tiempo desaparecen las manchas y hasta las arrugas. ¿Es magia? No, simplemente que el berro contiene vitaminas A, B Y C lo que hace que la piel se regenere.